La lectura en la universidad

Lectura en la Universidad PDF Imprimir E-mail

Uno de los mayores problemas en la universidad es la carencia de hábitos lectores  en los estudiantes universitarios, esto implica que las personas sabiendo “leer” nunca leen. El problema es mayor pues parece ser  una realidad de los  países  llamados subdesarrollados donde  el interés todavía se encuentra en  una enseñanza que promueve un desarrollo mediano, es decir, con un nivel de lectura de tipo compresivo literal,  una lectura  al pie de la letra  sin ninguna  posibilidad  de apreciación crítica y, por tanto sin capacidad de poder  formular   sus propios  juicios. En la universidad somos testigos del comentario generalizado de los   maestros de las distintas  especialidades  coinciden en decir que buena parte de  los alumnos no leen, no comprenden  lo que leen, leen mal,   presentan dificultades para expresarse por escrito,  etc.

La lectura es una actividad que busca forjar personas  con ideas propias  e independientes y con capacidad de hacer un análisis  crítico de sí mismos, y encaminarse hacia  su propia autoconstrucción para  ser personalidades transformadores de su realidad  local, y en perspectivas futuras de la transformación de su realidad nacional y mundial. Sobre la lectura, debemos conocer  la existencia de niveles dentro de la lectura, grado de legibilidad de los textos  y categorías de lectores.  Nosotros concebimos la lectura desde una perspectiva sociocultural donde la escritura y la lectura  la visualizamos como  un proceso activo de construcción de significados, donde quienes lean no actúen como entes pasivos y que nuestras prácticas pedagógicas en la universidad deben orientar en la transacción de significados entre el alumno y el texto,  permitir mostrar  las experiencias lectoras  y escritoras del maestro con las experiencias que traen los  alumnos.

Existen numerosas investigaciones a nivel internacional  sobre la problemática de la lectura y escritura en la universidad,  tenemos a  Paula Carlino (2002, Argentina) que parte de la  tesis   que las técnicas de lectura  y escritura  no son independientes del aprendizaje de  cada materia,  y el maestro de la especialidad  como lector experto debe acompañar a sus alumnos  en el dominio de las lecturas especializadas. Y aquí  remarcamos  el error que arrastramos  de creer  que la lectura sólo se aprende  en los primeros grados, debemos entender la  lectura como un proceso  que presenta diferentes niveles  de desarrollo,  una  de las teorías de los siguientes niveles de la lectura es :   decodificación , comprensión literal, comprensión inferencial y control de comprensión y procesos metacognitivos de la lectura,  es donde los maestros de nivel superior  debemos identificar el nivel de lectura en que se encuentran nuestros alumnos y  desde  el  dominio  de nuestra  especialidad realizar  los   análisis  microestructural, macroestructural y  supraestructural de los  textos, para ir llevándolos a niveles superiores.

Plantea,  Paula  Carlino; que la alfabetización académica  no es una habilidad  básica, pensar  que leer y escribir   se  enseña en la educación básica es tan solo una creencia  puesto que los modos  de enseñar a leer y a escribir  van cambiando según los niveles y ámbitos. “Escribir  no es decir lo que se sabe”puesto  que al hacerlo  es probablemente una lucha entre sus múltiples experiencias  y el nuevo contexto, no solo  es trasmitir lo ya conocido sino  también enfrentar situaciones desafiantes  en la construcción de conocimientos. “leer no es extraer lo que el texto dice” pues cada uno leerá desde  su perspectiva y de las experiencias personales y por tanto se obtendrá diversa información. Por otro lado señala  que el escribir y leer en la universidad es una responsabilidad compartida entre alumnos docentes e instituciones.

Otra interesante  investigación desarrollada en la universidad  fue planteado  por Cortéz. H. Yadira (2001)   analizó  los hábitos lectores de los estudiantes de ciencias de la comunicación, el papel que juegan los padres y la iniciación de la lectura; comprende la importancia  que tiene la lectura  en el aprendizaje  y plantea  la implementación de talleres para fomentar  esta actividad y con esto desarrollar el gusto por la lectura.

No somos los únicos en plantear  que en el contexto universitario la lectura sigue siendo desatendida y poco eficiente y lo demuestra  la investigación del colectivo de Investigadores Lilia Gonzáles. V. Javier García A., Enrique Solís A.  quienes identificaron el perfil lector  de los  estudiantes universitario  de la Universidad de Autónoma de  Chiapas, siendo los indicadores del perfil expectativas, hábito lector, estrategias de comprensión de lectura, escolaridad de los padres, nivel socioeconómico, etc.  Ellos conciben  que la formación universitaria  requiere de una alta competencia lectora y una alta motivación para acceder a la información de textos científicos, haber pasado por los niveles  literales e inferenciales.  Las conclusiones  a la que arribaron fueron : La mayoría de los estudiantes universitarios no poseen el hábito de la lectura, no conocen de manera explicita estrategias para la lectura y las  que manejan son elementales, propician una lectura literal, las habilidades metacognitivas  son casi inexistentes;  una buena comprensión de textos narrativos, tanto los estudiantes como las familias  manifiestan un baja motivación  por leer, no poseen una cultura lectora.

Los alumnos   llegan a la universidad   con dificultad en el nivel de comprensión literal, manejándose solo con significados preposicionales,  que es lo que debería lograr  a lo largo de la educación primaria, la mayoría de  maestros   ayuda solo en este nivel,  recordando que existe experiencias innovadoras  que empiezan a enseñarles  apreciación crítica del texto ya desde sus inicios, etc. La comprensión inferencial  es la capacidad  de deducir mas allá de lo que el texto le plantea,  observamos que un porcentaje elevado nuestros alumnos universitarios de clases populares tienen problemas en el nivel de comprensión inferencial y muchas veces ni  si quieran llegan a  este nivel,  manifiesta un pobre conocimiento del vocabulario  básico general    y con mayor dificultad  en el vocabulario especializado lo cual  los lleva a una formulación incorrecta de proposiciones.  Siendo la lectura inferencial  un factor que  conllevara  a una lectura independiente y crítica.

La nueva visión del aprendizaje  es el aprender a aprender   lo cual es una herramienta fundamental  a nivel superior, actividad que ha de ser enseñada desde los inicios, para lo cual uno de nuestros propósitos es la formación  de lectores y escritores.

El último nivel de la lectura según Ellen Gagné es el control de la comprensión el cual  consiste  en plantearse metas en la lectura y  plantearse estrategias de rectificación  cuando no se cumplen las mismas, una parte de estudiantes universitarios  que ingresan  en  las universidades  públicas no hacen uso de sus procesos metacognitivos.

El objetivo de esta parte del curso es que   los alumnos  alcancen los niveles correspondientes   de lectura  que les permita un aprendizaje independiente, así como también superar  el hábito del dictado  adquirido a lo largo de la etapa escolar  que no ayuda en  los procesos de redacción en la universidad, haciéndolos  producir sus propios textos escritos y desplegar su capacidad discursiva.  Porque el objetivo de la enseñanza de nivel superior es la formación de científicos  y profesionales  con capacidad de asimilación e integración de información  con miras a resolver problemas  y plantear soluciones de igual forma las  instituciones  debe preocuparse en la capacitación e investigación en esta línea.

 

About gloriaelizabethriera

Soy Gloria Elizabeth Riera, profesora en la Universidad de Cuenca. Soy Licenciada en Lengua y Literatura y tengo una maestría en Estudios de la Cultura, mención Literatura por la Universidad Andina Simón Bolívar. Tengo también un Posgrado en Linguística realizado en la Real Academia de la Lengua en MAdrid, España. Me interesa mucho la novela histórica, el tema de la mujer y la investigación en Educación.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply